La Sala de exposiciones Menchu Gal se inauguró en enero de 2010 con el objetivo de recordar la figura de la pintora irunesa y, en un primer momento, crear un espacio dedicado a la pintura de autores del Bidasoa.

El museo se encuentra dentro del Casco Histórico de la ciudad, una zona de singular belleza donde se encuentran obras arquitectónicas de distintas épocas como la Ermita de Santa Elena, el palacio de Arbelaitz o la Casa Consistorial.

Su programación se basa en exposiciones temporales y desde su apertura ha pasado por distintas etapas expositivas. Inicialmente acogió obra de Menchu Gal y posteriormente ha albergado obra de artistas del grupo Gaur (Jorge Oteiza, Eduardo Chillida, Néstor Basterretxea…) y de artistas locales.

Además, en los últimos años se han incorporado expresiones artísticas más recientes, con especial interés en la visibilización de las mujeres artistas. Muestra de ello han sido las exposiciones de María Cueto, Rosa Valverde, María José Recalde o Carmen Maura, entre otras.

INFORMACIÓN SOBRE EXPOSICIONES

Dirección

Plaza Urdanibia, s/n - 20304 Irun (Entrada por Vega de Eguzkitza)

Horarios

  • Viernes y sábados: de 18 a 21h
  • Domingos y festivos: de 11.30 a 13.30h

Entrada gratuita

Esta línea de trabajo, junto a la atención a las prácticas artísticas en el Bidasoa y la revisión de la obra de artistas de trayectoria consolidada, orienta la programación de la sala.

Biografía de Menchu Gal

Menchu Gal fue una de las grandes pintoras españolas del S.XX. El paisaje y el retrato son los géneros con los que más fama consiguió y en los que desarrolló su característica atracción por los colores extremos.

Los comienzos plásticos de Menchu Gal se producen en Irun (Gipuzkoa), su ciudad natal, donde fue discípula del pintor Montes Iturrioz.

Luego viajó a París para ampliar estudios, instalándose en Madrid. Allí aprende de maestros como Arteta y Vázquez Díaz, pero la Guerra Civil de 1936 la obliga a refugiarse nuevamente en Francia.

Menchu gal

A principios de los años cuarenta regresa a la capital de España donde formó parte de la llamada Escuela de Madrid. Los paisajes de La Mancha y de su comarca natal fueron desde entonces su seña de identidad y se consolida como una de las grandes artistas de la posguerra. Tampoco faltaron en su producción retratos y bodegones con los que protagonizó multitud de exposiciones en museos y centros de Arte del mundo entero: Fundación Gulbenkian en 1971, Centro Cultural Conde Duque en 1990 y Centro Cultural de la Villa de Madrid. También participó en la Bienal de Venecia en tres ocasiones. Fue la primera mujer galardonada con el Primer Premio Nacional de Pintura, en el año 1959, con la obra Un paisaje de Arráyoz, reconocimiento artístico que marcó un hito en su brillante trayectoria artística.

Recibió la Medalla de Oro de Gipuzkoa en 2005 de manos del lehendakari, Juan José Ibarretxe, y en 2006 la medalla de oro de la Ciudad de Irun de manos del alcalde José Antonio Santano. Su vinculación con Irun, dónde vivió sus últimos años fue permanente así como su apego a sus gentes y costumbres.

Sus obras se exponen en colecciones como la del Museo de Bellas Artes de Bilbao y el Museo Reina Sofía de Madrid.

X