Limita al norte con el barrio Behobia, al sur con Oiartzun, al este con el barrio Meaka y al oeste con los barrios de Lapize y Ventas.

Su nombre, que significa la ferrería nueva, alude a la que se hallaba cerca del molino de Santxotenea y que, tal vez, fue la primera ferrería irunesa que aprovechara la fuerza motriz del agua para su funcionamiento. De la existencia de esta ferrería hay testimonios escritos que se remontan al año 1500. Su importancia debió ser considerable pues en un Irun donde abundaban las Ola = ferrería o molino, que esta Olaberria diera nombre a toda la zona e incluso al río que discurre por todo el valle, es un hecho sintomático.

Cabe destacar dos zonas perfectamente definidas en este barrio: la rural y la urbana. La primera, tras dejar atrás los caseríos Txikilo, Erribera y Berio, unidos al casco urbano, nos adentramos en el campo sembrado de caseríos, viejos molinos, bordas y otras edificaciones cada vez más dispersas y separadas entre sí, destacando entre otros nombres los Perujaran, Santxotenea, Bekoerrota, Paraisu, Mendiondo, Igiñiz, Legabide, Aramburu, etc.

En la zona urbana cabe destacar que la mayor parte del casco viejo de Irun pertenece a Olaberria, incluyendo calles como Jesús, Larretxipi = Pastizal o prado pequeño, Kontrakale, Peña (dedicada al benefactor irunés D. José Peña, indiano que dejó en 1848 una gran fortuna para socorro de los pobres del Hospital de Irun), Iglesia, Escuelas (donde hasta hace poco se levantaban las escuelas del Juncal y en cuyo solar, aprovechando parte del armazón del viejo edificio, se está construyendo el Museo de la Romanización), San Marcial, la plaza Urdanibia (aquí estaba el antiguo frontón; a tal efecto cabe recordar el memorable partido de rebote celebrado en 1846, que congregó a numerosos aficionados de ambos lados del Bidasoa y supuso el intercambio de grandes sumas de dineros en las apuestas; este partido consagraría al mítico pelotari francés Gaskoina).

En la plaza Urdanibia tiene su sede el viejo hospital Sancho de Urdanibia, construido merced a la donación testamentaria de D. Sancho en 1651. Tras prestar auxilio a pobres y enfermos durante tres centurias, pasaría a tener diferentes destinos en siglo XX hasta que en los primeros 80 fue restaurado para transformase en Euskaltegi Municipal.

Caserío Igiñiz
Caserío Igiñiz

(Foto Archivo Municipal de Irun - Foto cedida por la familia Agirretxe-Graner)

Vista de la calle Larretxipi - Año 1971
Vista de la calle Larretxipi - Año 1971

(Foto Archivo Municipal de Irun)

Palacio de Arbelaiz - Década 1980
Palacio de Arbelaiz - Década 1980

(Foto Archivo Municipal de Irun)

Otro elemento digno de ser destacado en este barrio es el palacio de Arbelaiz, propiedad de dicha familia, algunos de cuyos miembros fueron Correos Mayores del Rey, y que sirvió de aposento en numerosas ocasiones a personajes de la realeza y títulos nobles de España y el extranjero a su paso por Irun. En 1936 fue pasto de las llamas, siendo restaurado años más tarde. Los amplios jardines de la parte posterior de este palacio forman hoy día el parque de la Sarjia, en uno de cuyos extremos se levanta aun el ya legendario frontón Uranzu.

En la plaza de San Juan Harria, aunque antes correspondía a la calle Jesús y por tanto dentro de Olaberria, se hallaba la casa de Dña. Vicenta de Olazabal, bello edificio de piedra de sillería, donde se instaló en 1871 el Casino de la Amistad. Este edificio, como tantos otros, sería lamentablemente destruido en el incendio del 4 de septiembre de 1936; en el solar se construiría el colegio de La Salle - San Marcial, con el acierto de haber dejado un muro de poca altura que permite divisar desde la plaza el histórico monte San Marcial y la ermita del mismo nombre.

X