La cita más antigua disponible en el archivo municipal de Irun data del año 1571, en referencia a la información de Juanes de Eztala, alguacil de la gente de guerra de esta frontera, acerca de su inocencia en la fuga del prisionero Ramus de Leguia. Otra reseña sobre la figura del aguacil la encontramos en el 1766 donde se señala que "se crea la plaza de alguacil para ayudar al portero del Ayuntamiento Nicolás de Goia" y en 1767 donde se aprueba "el aumento de sueldo del alguacil Martín de Garaiar".

Por mandato de Carlos IV en 1804 los Ayuntamientos debían nombrar un Guardamontes y un Alguacil; el primero tenía encomendado las labores de jardinería y el segundo se encargaba más propiamente de la vigilancia del término municipal.

Con la creación de la figura del celador en 1860, Irún decidió nombrar 1 aguacil primero, otro aguacil y un Celador de la Villa; estos daban cumplimiento a todas las disposiciones de la Autoridad Municipal, protegían a las personas y propiedades y mantenían el orden.

El 1º aguacil acompañaba al Alcalde y el segundo prestaba sus servicios en la plaza, siendo la misión del celador rondar por la Villa.

Jurado del Concurso de Ganadería
Jurado del Concurso de Ganadería

En cuanto a los serenos -precursores de la Policía Municipal- vemos que en 1859 se "encomienda a Policarpo Balzola hacer un reglamento para bomberos y dos serenos", en 1863 se aprueba el Reglamento de Serenos (podríamos decir que este es el comienzo real de la historia de la Policía Local) y se nombra como tales a Rafael Berondo e Ignacio Erice.

Estos agentes ya tenían el carácter de cuerpo armado y eran considerados los auxiliares de los Alguaciles, dentro de sus funciones cabe destacar la vigilancia de las calles, anuncio de las horas, el estado atmosférico y la alarma en caso de incendio.

Hasta este momento los únicos requisitos eran la vecindad en Irun, edad entre 24-50 y conducta irreprensible. Con la aparición de la figura del Cabo de Serenos se incluyó saber leer y escribir. Irun dispuso de un Cabo, con la denominación inspector de Policía Urbana, un suplente y 5 serenos.

A finales del s. XIX las funciones de estos agentes comprendían el cumplimiento de las Ordenanzas Municipales, los bandos de Policía y Buen gobierno. Se amplió asimismo la plantilla diurna: 1 Inspector de la Policía, 1 Jefe, 5 Aguaciles para el municipio, y un aguacil para el juzgado municipal.

En 1924 se creó el cuerpo de Guardia Municipal, unificando los anteriores oficios, por lo que la plantilla quedó constituida de la siguiente manera: 1 inspector Jefe, 2 Cabos, 12 Guardias Diurnos, 9 Guardias Nocturnos, 3 nocturnos suplentes 1 Cabo suplente de guardia nocturna.

Es interesante destacar que entre sus funciones estaban el cumplimiento de las leyes, ordenanzas, reglamento municipal y Bandos policiales y funciones de Policía Judicial. En cuanto a los requisitos de admisión se establecieron: tener entre 23-35 años, saber leer y escribir, dominar las cuatro reglas de aritmética, acreditar honradez y buena conducta, ser vecino de Irun.

El cuerpo quedó configurado de esta forma si bien con el paso del tiempo sus miembros aumentaron y los requisitos de admisión fueron incluyendo aptitudes concretas (por ejemplo en 1971 con la extensión del uso de los vehículos a motor se requirió dominar el Código de Circulación, en 1985 los requisitos se establecieron en las bases de la convocatoria: disponer de graduado escolar, superar pruebas físicas, Código de Circulación, Régimen local, CE, test psicotécnicos, defensa personal, posesión de carnet de conducir).

Gendarme de ciudad
Miembro de la Guardia municipal (original propiedad de Gorka Alvarez Aranburu)

Se debe señalar que no se disponía como tal competencia en materia de seguridad ciudadana hasta 1980, fecha en la se incrementó la plantilla, se adquirió una furgoneta para realizar dichas labores. Hubo una segunda remesa en la que se contrataron agentes para las labores de vigilancia y una tercera destinada esta vez a la Unidad de tráfico, con la adquisición de una grúa. En ese momento se habían creado las zonas de carga y descarga y un agente acompañada a la persona contratada de conducir la grúa. También se creó una patrulla canina, sin presencia hoy en día. Se puede considerar que a partir de este momento se da una mayor profesionalización del cuerpo de policía y comienza su consolidación.

En cuanto a la sede de la policía local esta se encontraba en el edificio del Ayuntamiento del Irun, en un espacio claramente insuficiente para el desarrollo de la actividad policial (calabozos, vestuarios, depósito de decomisos, cumplimentación de expedientes, etc.). Posteriormente con el cambio de la sede de los bomberos, la policía local se trasladaría a este centro.

En 1997 se produce el cambio definitivo a las actuales dependencias de la policía local, situadas en el antiguo matadero municipal. Este edificio esta acondicionado y además cuenta con un pasado vinculado a la Policía Local, en tanto que fue el depósito de vehículos.

La Policía Local de Irun se encuentra de esta forma configurada si bien el desarrollo de las diferentes Unidades, el número de agentes, sus recursos materiales y sus competencias finales ha ido evolucionando de forma paralela a la aprobación de las diferentes leyes y reglamentos (ley de seguridad ciudadana, ley de tráfico, ley de policía vasca, ley de la función pública, ordenanzas municipales?.etc.) y el avance de las nuevas tecnologías.

X