• Acudir a un veterinario colegiado al objeto de:
      • Identificarlo y censarlo, mediante la implantación de un microchip.
      • Tener cartilla sanitaria donde aparecerá consignada información tanto del propietario como del animal. Se incluirán, asimismo, las fechas de vacunaciones, fechas de desparasitaciones y otras incidencias sanitarias.
      • En el caso de que el propietario así lo decidiera, se podría contratar un seguro de responsabilidad civil.
      • Si se trata de un perro considerado potencialmente peligroso, deberá además, obtener la licencia e inscribirlo en el Registro Municipal dentro de los 15 días siguientes a la fecha de obtención de la mencionada licencia. En este caso sí es obligatorio contratar un seguro de responsabilidad civil.
    • Si se trata de animales potencialmente peligrosos, la norma estatal establece un mínimo de 120.000 €.
    • En cuanto al resto de los perros no hay norma que obligue en este sentido, pero sí resulta recomendable.
    • Ha de asegurarse siempre de que el perro esté debidamente identificado (mediante chip), censado y que, en su caso, tenga un seguro. De no estar identificado, censado ni asegurado, debe realizar las gestiones necesarias para ello.
    • Si el perro ya está identificado debe realizar el cambio de titularidad a través de un veterinario colegiado. Asimismo, las leyes de protección animal exigen la entrega del animal con las debidas garantías sanitarias y libre de toda enfermedad.
    • Las razas potencialmente peligrosas son las siguientes:
      • Pit Bull Terrier.
      • Staffordshire Bull Terrier.
      • American Staffordshire Terrier.
      • Rottweiler.
      • Dogo argentino.
      • Fila Brasileiro.
      • Tosa Inu.
      • Akita Inu.
    • De igual manera, aquellos perros que por sus características (tamaño, mandíbula, etc.) sean considerados como tales por un veterinario colegiado o hayan protagonizado agresiones.
    • Para obtener la licencia para la tenencia de perros potencialmente peligrosos, deberá personarse en el Servicio de Atención Ciudadana (S.A.C.) -previamente le aconsejamos se informe en el 010-, siendo los requisitos los siguientes:
      • Ser mayor de edad.
      • Certificado de antecedentes penales (el Ayuntamiento se lo tramitará de oficio).
      • No haber sido sancionado por infracciones relativas a la tenencia de animales potencialmente peligrosos (justificación mediante Declaración Jurada).
      • Certificado médico: disponer de capacidad física y aptitud psicológica para la tenencia de animales potencialmente peligrosos.
    • Ud. podrá obtener el certificado de aptitudes físicas y psíquicas en los siguientes centros:
      • Centro Médico Bidasoa (943 633 974 / 943 633 586)
        c/ Lezo, 4 - 20301 Irun
      • Centro Médico Hernani (943 557 672)
        c/ Urbieta, 18 - bajo - 20120 Hernani (Gipuzkoa)
      • Centro Médico Tolosa (943 651 422)
        Nafarroa Etorbidea, 14 - entresuelo - 20400 Tolosa (Gipuzkoa)
    • La expedición de la licencia faculta al titular para la posesión o el manejo de animales calificados como potencialmente peligrosos, sin perjuicio del deber de inscripción del mismo en el correspondiente Registro Municipal de animales peligrosos. Para la inscripción del animal en el citado Registro Municipal deberá personarse en el Servicio de Atención Ciudadana (S.A.C.); asimismo, se le exigirá que el perro esté cubierto con el correspondiente seguro de responsabilidad civil por daños a terceros con una cobertura no inferior a ciento veinte mil euros (120.000 euros).
    • Más información sobre Licencia para la tenencia de animales potencialmente peligrosos (APP).
    • En el caso de perros potencialmente peligrosos se exige que la persona que lo conduzca y controle disponga de licencia administrativa para la tenencia de estos animales; en consecuencia, todas aquellas personas propietarios, o no) que paseen un animal de estas características deben contar con la correspondiente licencia personal.
    • La Licencia para la tenencia de Animales Potencialmente Peligrosos tendrá un período de validez de cinco años, tras el cual habrá de ser renovada.
    • En lugares públicos todos los perros tienen que ir siempre atados con correas de menos de 2m. de longitud (zonas de juegos infantiles, jardines y zonas de paso peatonal); salvo en zonas verdes no ajardinadas, amplias y alejadas.
    • En cuanto al bozal, deben llevarlo siempre los perros considerados potencialmente peligrosos, no siendo obligatorio para el resto.
    • Si no lo lleva atado y se produce un siniestro, el seguro cubrirá las lesiones corporales y los daños materiales que el perro pueda ocasionar, pero si le denuncian y le ponen una multa, ésta puede ser desde 301 € hasta 1.501 €.
    • No. La respuesta a la pregunta anterior también es de aplicación para las partes comunes de los inmuebles colectivos.
    • Lo primero, ha de asegurarse de que está efectivamente abandonado, no perdido o extraviado. Un veterinario puede examinar si está identificado mediante chip y localizar al propietario.
    • Si efectivamente se trata de un perro abandonado y desea adoptarlo debe dirigirse al Albergue Municipal desde donde le indicarán las gestiones necesarias.
    • El propietario, y subsidiariamente las personas que conduzcan al animal, son los responsables de los daños o afecciones a personas o cosas y de la suciedad causada por el perro.
    • En ambos casos, ponerse en contacto con la policía local. Asimismo, hay que comunicarlo, en su caso, a su Compañía Aseguradora a la mayor brevedad posible.
    • Puede ponerlo en conocimiento de la policía local, que tramitará el correspondiente expediente sancionador.
    • En ningún caso si se trata de un perro de los considerados potencialmente peligrosos.
    • En cuanto al resto de los perros, está prohíbido venderlos a menores de catorce años sin la autorización de quienes tengan su patria potestad o custodia.
    • Debe de comunicarlo enseguida a su veterinario colegiado, y someter al animal a observación antirrábica ya sea en un centro o en su propio domicilio.
    • En los coches familiares, lo mejor es instalarlos en la parte trasera, separados del resto de ocupantes con una rejilla o armazón extensible homologados. En los demás coches, hay que colocarlo en el asiento trasero; en una caja, cesta o bolsa; nunca permitir que vayan sueltos en el coche o en el asiento delantero. Los perros grandes deben ir atados.
    • Deberá, por todos los medios (amigos, anuncios en prensa, ...), donarlo o venderlo. En ningún caso proceder a su abandono.
    • El abandono de un animal es un hecho calificado como infracción muy grave con multas que oscilan de 1.502 € a 15.025 €. Estos hechos son denunciables por cualquiera que tenga conocimiento de la existencia de este tipo de prácticas.
    • Ante la muerte de su perro debe acudir a su veterinario que le indicará la forma de actuar. En ningún caso se puede enterrar un animal en un jardín.
    • El Ayuntamiento de Irun pone a disposición de la ciudadanía un servicio gratuito de recogida de animales muertos en la vía pública. El ciudadano deberá comunicarlo a la policía local (092) para que procedan a la identificación del animal y a gestionar su posterior retirada. También se podrá dejar el aviso en el teléfono 010.
    • Deberá comunicar estas circunstancias, en el plazo de 10 días, a su veterinario, para las oportunas modificaciones.
    • En las vías públicas u otros lugares de tránsito de personas, los perros irán conducidos mediante correas y collar.
    • Se debe evitar que el animal defeque en la vía pública. Por salud pública, los animales no deben defecar en la calle, en caso de no poder evitarlo es obligación de la persona que lo acompaña recoger los excrementos mediante bolsas de plástico que deberán ser depositadas en los contenedores de basura orgánica (verdes) o en las papeleras especiales que se colocarán por la ciudad.
    • Queda expresamente prohibido depositarlas en las papeleras públicas y en las bocas de alcantarilla de la red de alcantarillado.
    • Los propietarios procurarán, desde las 10 horas de la noche hasta las 7 horas de la mañana, no dejar en los patios, terrazas, galerías, balcones u otros espacios abiertos o cerrados, animales que con sus sonidos estorben el descanso de los vecinos.
X