El Ayuntamiento de Irun congelará los impuestos y las tasas en el 2022

 

El área de Hacienda ha hecho llegar a todos los grupos municipales su propuesta anual de ordenanzas fiscales y precios públicos con el objetivo de que pueda someterse en el Pleno del mes de octubre. La característica principal es la congelación con carácter general de los impuestos y tasas para el año 2022. 

"Es habitual que por estas fechas llevemos a consideración del Pleno la modificación de las ordenanzas fiscales y precios públicos que entran en vigor con el año, esto es, el 1 de enero. Hablamos de impuestos como el de vivienda o vehículo que pueden ser los más conocidos, pero también de aquellas tasas que se pagan por la prestación de algún tipo de servicio municipal", explica el delegado de Hacienda, Miguel Ángel Páez.

 

La propuesta sigue la línea del año pasado cuando, en línea con el plan Irun Aurrera,  teniendo en cuenta el contexto de crisis sanitaria derivada de la pandemia de la Covid-19 el gobierno municipal adoptó la decisión de no elevar a Pleno ninguna propuesta que supusiera subida de impuestos y tasas. "Si bien la situación ha mejorado y la normalidad va abriéndose camino, entendemos que no es el momento tampoco este año de plantear posibles aumentos que suban la presión fiscal a ciudadanía irunesa, ello pese a que esto supondrá una merma de ingresos municipales".

 

Esto significa que como criterio general el IBI o la viñeta, que son los impuestos comúnmente más conocidos, no registrarán -según la propuesta del gobierno municipal -incremento alguno.

 

Algunos cambios

Como novedades en la propuesta que trabaja el departamento, sí existen algunos cambios en el apartado de bonificaciones motivadas por la nueva normativa aprobada por las Juntas Generales de Gipuzkoa, en relación con diversas bonificaciones del Impuesto sobre Bienes Inmuebles. Por ejemplo, en el IBI se establece una bonificación del 50% para viviendas en los que se hayan instalado sistemas para el aprovechamiento térmico o eléctrico de la energía proveniente del sol o de otras energías renovables. Asimismo, se aplicará el mismo porcentaje de bonificación a los inmuebles que tengan etiqueta de eficiencia energética de la Clase A. Para los inmuebles que en este capítulo tengan calificación B, la bonificación será del 40%.

En cuanto a la viñeta, y debido al incremento que va registrando el parque de vehículos híbridos, la bonificación existente ya del 75% a este tipo de coches (hasta hora ilimitada)  limita el plazo de disfrute a 5 años; por tanto una bonificación que pasa a ser temporal en línea con otras ciudades.

Por su parte, en el impuesto sobre construcciones, instalaciones y obras (ICIO) se adapta la bonificación ya existente para las construcciones que incorporen sistemas para el aprovechamiento término o eléctrico de la energía solar u otras energías renovables. La bonificación puede alcanzar el 95%. Junto a esto, también se plantea conceder una bonificación del 95% para la realización de obras que estén encaminadas a poner en alquiler una vivienda "vacía" para incluirla en algún programa público con este fin.

Por último, en el apartado de tasas se incluye un epígrafe de abono de 40 euros anuales (hasta ahora era gratuito) por la utilización de plazas nominales de aparcamiento para personas con movilidad reducida; es decir aquellas plazas de estacionamiento que sólo pueden ser utilizadas por la persona titular de esa tarjeta. Y en cuanto a precios públicos, las novedades más señaladas son las que afectarán a la pista de hielo de la campaña de Navidad. Por el mismo precio de hace dos años (el año pasado no hubo pista de hielo), se podrá patinar el doble de tiempo. Es decir, de 20 minutos el ticket por persona (el mismo precio) se pasa a 40 minutos. Además se aplica una exención de la tasa para grupos de personas ligados a actividades organziadas por los centros escolares o servicios municipales como el Gazteleku o los haurtxokos.    

X