Irun 30, una década por delante

El próximo martes 11 de mayo entran en vigor los nuevos límites de velocidad a 30 km/h que marca la Dirección General de Tráfico (DGT) para circular por ciudad. Este viernes, el delegado de Movilidad Borja Olazabal ha hecho balance de una medida que el Ayuntamiento de Irun empezó a aplicar hace una década, concretamente en el verano de 2011.

"Irun fue pionera en la apuesta valiente por esta iniciativa, primero en el centro de la ciudad y después progresivamente ampliando la medida a la práctica totalidad de nuestras vías urbanas. Los resultados han demostrado que es una iniciativa que funciona: con el calmado del tráfico ganamos en seguridad, facilitamos la coexistencia con otros medios como la bicicleta y, junto con otras medidas como el autobús eléctrico, contribuimos a una mayor protección del medio ambiente al reducir las emisiones de gases de efecto invernadero", señalaba el delegado Borja Olazabal.

Los datos que dispone el área de Movilidad concluyen que una gran mayoría de los vehículos que circulan por Irun (un 85%) lo hace a casi ya 30 km/h (32 km/h) como máximo. En detalle, en los puntos analizados en los años 2013-2015 el promedio de velocidad de ese 85% era de 43 km/h y en 2020 es de un 32 km/h. 

La tendencia es muy positiva sobre todo en carreteras que unen el centro y sus alrededores como la avda. Elizatxo, la avda. Iparralde, la avda. Euskal Herria, la calle Hondarribia o los entornos de Meaka. También se ha recogido que carreteras ubicadas en el centro de la ciudad, que fueron las primeras en acoger la medida, donde se mantienen estables, u otras que han experimentado algún pico mayor. “Son datos que nos ayudan a saber cómo estamos y cómo podemos lógicamente mejorar. En cualquier caso, son resultados positivos en general que nos animan a seguir por este camino. Lo que parece claro ya desde los últimos años es que las altas velocidades han desaparecido del núcleo urbano, lo que tiene una consecuencia evidente en aspectos como la siniestralidad en carretera”, añadía Olazabal.

El delegado apuntaba un dato al respecto: Irun ha pasado de en torno a 400 accidentes de tráfico antes de la entrada en vigor del 'Irun 30' en 2011 a datos que han reducido a casi la mitad la siniestralidad en carreteras urbanas. Sin ir más lejos, en 2019 hubo 221 accidentes en la ciudad y en 2020, si bien no es un año comparable por completo por la pandemia y el confinamiento, se registraron 155.

También delegado de Desarrollo Sostenible, Borja Olazabal recordaba que “Irun ha cumplido también sus objetivos de reducir el 20% las emisiones de CO2 y medidas como el Irun 30 han ayudado a ello. Es un buen punto de partida para seguir fomentando una movilidad sostenible y para ello el nuevo PMUS será una herramienta indispensable”.

X