Un Plan de Movilidad Urbana Sostenible (PMUS) es un conjunto de actuaciones que tienen como objetivo la implantación de formas de desplazamiento más sostenibles (caminar, bicicleta y transporte público) dentro de una ciudad; es decir, de modos de transporte que hagan compatibles crecimiento económico, cohesión social y defensa del medio ambiente, garantizando, de esta forma, una mejor calidad de vida para los ciudadanos.

El actual Plan de Movilidad Urbana Sostenible de Irun fue redactado en el año 2011 y las acciones ejecutadas desde entonces han cambiado la movilidad en Irun, al haberse actuado en transporte público, calmado de tráfico, recuperación del espacio público, mejora de la accesibilidad peatonal y movilidad ciclista.

En la actualidad el Ayuntamiento ha iniciado un proceso para la actualización del Plan de Movilidad Urbana Sostenible de Irun, para el marco temporal 2021-2025, con el objeto de que el Plan continúe siendo una herramienta estratégica de planificación y desarrollo de los diferentes tipos de movilidad dentro del municipio, y sirva, además, para mejorar aspectos energéticos, medioambientales, económicos, sociales y de accesibilidad del municipio.

Personas paseando Paseo Colón

Paseo Colón tráfico

Personas paseando

Y, de manera específica, para que diseñe una estrategia que impulse medidas de ahorro y eficiencia energética en el transporte motorizado mediante la promoción e implantación de energías renovables y cree alternativas de desplazamiento no motorizadas, basadas en itinerarios ciclables vinculados a la recuperación de la ciudad por el peatón.

Después de casi 10 años de desarrollo en la ciudad del Plan de Movilidad Urbana Sostenible, los cambios producidos en la movilidad del municipio y la evolución de la perspectiva y expectativas, tanto de los agentes implicados en la movilidad, como de la ciudadanía, obligan a redefinir y reformular algunos de los aspectos del mismo.

  • Por una parte, para impulsar más la vialidad peatonal, especialmente los desplazamientos peatonales atractivos, inclusivos y seguros.
  • Por otra parte, para moderar el tráfico mediante el estímulo de los medios de transporte alternativos a los vehículos motorizados, como la bicicleta u otros similares, y disuasión del mal uso del vehículo privado o de algunas de las formas de utilización actual.
  • Y por último, para caminar hacia un transporte sin emisiones GEI (gases efecto invernadero), sustituyendo aquellos cuyo consumo deriva del petróleo por coches eléctricos, biodiesel,... Potenciar intermodalidad e integrar criterios de adaptación al cambio climático en infraestructura de transporte.

El simple hecho de transvasar viajeros del automóvil al transporte colectivo realimentaría el círculo virtuoso de la mejora peatonal, pues con dicho transvase se produciría también una mejora ambiental de las calles y una reducción de la peligrosidad de las mismas para el peatón. En ese sentido, el transporte colectivo, la bicicleta y el peatón forman parte de una misma estrategia de cambio en el modelo de movilidad; las oportunidades aprovechadas por unos han de servir para fortalecer a los otros.

X