Los proyectos de mapa de la ciudad prohibida constituyen una herramienta para trabajar la seguridad desde la perspectiva de género, es decir, tomando como referencia la posición y necesidades específicas de las mujeres.

Se pretende trabajar en lugares pensados por y para toda la ciudadanía. Se trata de crear espacios vividos con calles llenas, seguras y vividas frente a espacios prohibidos con calles vacías, inhóspitas, hostiles, extrañas y desprotegidas para garantizar el derecho de las mujeres a vivir una ciudad segura.

En el año 2011 el Ayuntamiento de Irun, a propuesta del colectivo de mujeres "Irungo Bilgune Feminista", realizó el Mapa de la Ciudad Prohibida de Irun, proyecto que tiene como objetivo "elaborar un mapa de los puntos del espacio público que son percibidos como inseguros por las mujeres en clave de género y agresiones sexuales en la ciudad de Irun, así como realizar propuestas de mejora de los lugares identificados".

X