Una de las funciones que tenemos las administraciones públicas en materia de consumo, es vigilar el mercado para que los diversos productos y servicios que se ofrecen al consumidor, cumplan con la normativa vigente en cuanto a precios, etiquetado, publicidad, presentación y seguridad.

Igualmente, se debe vigilar que las empresas que los comercializan cuenten con las licencias oportunas y hayan pasado los controles sanitarios y de otro tipo que sean necesarios, ya que de lo contrario, además de perjudicar a los consumidores también se perjudica a otras empresas que cumplen exhaustivamente con la legalidad vigente.

Debe saber el consumidor, que si detecta algún tipo de incumplimiento o de irregularidad, lo que se espera de él como buen ciudadano es que denuncie los hechos ante la Administración. Es el único modo de acabar con las prácticas prohibidas o abusivas que, aún hoy, se producen con demasiada frecuencia, sobre todo en algunos sectores.

¿Cómo denunciar?

El modo más fácil es utilizar las Hojas de Reclamaciones (*).

(*) Las hojas de reclamaciones ( 229 kb ) se tramitan siguiendo el esquema dispuesto por el Decreto que las regula, Decreto 142/2014, de 1 de julio (B.O.P.V. martes 15 julio de 2014) completado por la normativa de procedimiento administrativo en la Administración Local.

En cualquier caso, siempre puede acudir a nuestras oficinas para interponer personalmente una denuncia, la cual deberá tener suficiente base y fundamento para ser aceptada y tramitada.

Una vez que se ha realizado la denuncia, si el Ayuntamiento tiene competencia para ocuparse del caso, tramitaremos el expediente correspondiente. Si el Ayuntamiento no es competente, haremos llegar la denuncia hasta el órgano competente.

X