Saltar al contenido

Calzado.

ZAPATOS

ZAPATOS

Etiquetado

La etiqueta del calzado debe contener información sobre la composición de las tres partes del calzado: forro y plantilla, empeine y suela. Esta información deberá indicarse mediante pictogramas (establecidos por la legislación para identificar los materiales con los que está fabricado el calzado) o mediante indicaciones textuales, tal y como se indica en los apartados de concepto y composición.

Se facilitará información sobre el material que sea mayoritario, al menos, en el 80% de las partes del calzado. Si ningún material llega a ese porcentaje, se informará sobre los dos materiales principales que componen el calzado.

La etiqueta figurará, al menos, en uno de los artículos de cada par y podrá llevarse a cabo mediante impresión, pegado, estampado o recurriendo a algún soporte atado.

El etiquetado deberá ser visible, encontrarse bien sujeto y ser accesible. Las dimensiones de los pictogramas deberán ser lo suficientemente grandes para facilitar la comprensión de la información que contenga la etiqueta.

En los puntos de venta se expondrá, en un lugar destacado próximo a los artículos de calzado, un cartel que explique el significado de los pictogramas.

Para evitar y solucionar problemas

Cuando adquirimos unos zapatos, es conveniente comprobar que se encuentran en perfecto estado, tanto los materiales empleados como los acabados.

Debemos guardar el tiquet de compra y las etiquetas del artículo para posibles reclamaciones.

Si los adquirimos en época de rebajas, es importante recordar que las rebajas implican menor precio, no menor calidad.

Devoluciones. Reclamaciones

No tenemos derecho a que nos devuelvan el dinero si después de haber comprado un producto queremos devolverlo, sea porque no nos gusta, porque hemos cambiado de opinión, o porque no es de nuestra talla, por haber realizado una compra no adecuada o al haber sido un regalo.

La única razón para exigir la devolución de los zapatos sería que tuvieran algún defecto y estuvieran en garantía. En ese caso, deberíamos hacer nuestros derechos como consumidores e intentar solucionar de forma amistosa el problema en el mismo establecimiento o recurrir a las hojas de reclamaciones.

Sin embargo, en algunos establecimientos, por voluntad propia o por política mercantil, aceptan la devolución del dinero, y en otros, cambiarlo por otro producto igual o similar, o dan un vale de compra en su lugar. Hemos de recordar que cuando el producto no es defectuoso, es algo voluntario y no obligatorio.

En lo referente a los vales de compra, algunos suelen tener una fecha límite y, en ese caso, hay que respetar el plazo. Otros vales no la tienen. Es importante fijarse en ello.

Por último, si el establecimiento anuncia por cualquier medio que si no quedamos satisfechos con el producto nos devuelven el dinero, tenemos derecho a ello, ya que la publicidad es vinculante para el que la efectúa



 

volver

 
Irungo Udala - Ayuntamiento de Irun - Tel. 010 - Tel. 943 50 51 52