Saltar al contenido

Talleres de reparación de vehículos

taller

Un correcto mantenimiento de los vehículos resulta indispensable para la seguridad de los conductores. Reparar las averías y mantener los vehículos en perfecto estado reduce de significativamente el número de accidentes de tráfico. Ante la importancia de este tema, es conveniente que los consumidores conozcan los derechos que tienen en esta materia, para poder realizar así cualquier reparación necesaria con total garantía y seguridad

Se pueden distinguir dos tipos de talleres:

·        Talleres genéricos o independientes, que no están vinculados a ningún fabricante. Los talleres de este tipo no pueden hacer referencia directa a ninguna marca de manera que pueda inducir a error a la persona consumidora.

·         Talleres oficiales, vinculados a la marca fabricante del vehículo.

Además, según la naturaleza de la reparación, también pueden clasificarse como:

·        Talleres de mecánica.

·        Talleres de electricidad.

·        Talleres de carrocería.

·        Talleres de pintura.

Por otro lado,  puede haber talleres de reparación destinados exclusivamente a motocicletas o vehículos de tres ruedas, y  talleres dedicados a trabajos limitados a actividades de reparación o sustitución sobre determinados equipos o sistemas del vehículo.

Los talleres oficiales de marca deben tener a disposición del público las tarifas y catálogos actualizados de las piezas que se utilicen en las reparaciones. También deben tener a disposición de las personas consumidoras las tablas de tiempos de trabajo y su valoración en euros para aquellas operaciones que puedan ser determinadas previamente. También tienen que tener Hojas de Reclamaciones.

En los resguardos, presupuestos, facturas o cualquier otra documentación que incluya cláusulas  que afecten a los derechos de las personas usuarias, deben de tener letra no inferior a 1,5 milímetros.

Presupuesto: Los consumidores tienen derecho a un presupuesto, por escrito, previo a la reparación. En el presupuesto, que tiene una validez mínima de 12 días hábiles, deben figurar los siguientes datos:

·                   El número de identificación fiscal y el domicilio del taller.

·                   El nombre y domicilio de la persona usuaria.

·                   La identificación del vehículo, con expresión de la marca, modelo, matrícula y número de kilómetros recorridos.

·                   Reparaciones a efectuar, elementos a reparar o sustituir y/o cualquier otra actividad, con indicación del precio total desglosado.

·                   Fecha y firma de quien presta el  servicio.

·                   La fecha prevista de entrega del vehículo reparado.

·                   El tiempo de validez del presupuesto.

·                    Un espacio reservado para la fecha y la firma de aceptación por parte de la persona usuaria.

En el caso de no aceptarlo, el taller debe devolver el vehículo en las mismas condiciones en las que se entregó antes de realizar el presupuesto. Por otra parte, las averías o defectos ocultos que puedan aparecer durante la reparación del vehículo deben ser puestos en conocimiento del cliente en un plazo máximo de 48 horas, informando también del importe de la reparación, que sólo podrá realizarse con s autorización expresa del cliente.

Al dejar el vehículo en el taller, debe entregarse al usuario un resguardo del depósito del mismo. En este resguardo, además de los datos identificativos de taller, vehículo y cliente, debe constar la siguiente información:

·        Descripción sucinta de la reparación y/o servicios a prestar, con sus importes, si ya se conocen, en el caso de que se entregue para reparación.

·        Fecha prevista de entrega, del presupuesto solicitado o del vehículo reparado, según el caso.

·        Fecha y firma de quien presta el servicio.

El cliente debe presentar el resguardo que le dieron cuando vaya a recoger el presupuesto o su vehículo reparado y si bien tiene derecho a desistir del encargo en todo momento, deberá abonar al taller el importe por los trabajos efectuados hasta la retirada del vehículo.

Piezas de repuesto: Todas las piezas que utilicen los talleres deben ser nuevas y adecuadas al modelo de vehículo que va a ser reparado, salvo que el cliente haya autorizado por escrito el uso de piezas usadas.

Las piezas deben llevar la marca del fabricante y la contraseña de homologación, cuando ésta sea obligatoria.

El taller está obligado a presentar y a entregar al cliente, salvo su manifestación expresa, las piezas, elementos o conjuntos que hayan sido sustituidos, siempre que la reparación no se haya efectuado en garantía.

Además los talleres no pueden recargar ninguna cantidad sobre el precio de venta al público de las piezas, para lo que el cliente puede comprobar el albarán o factura acreditativa de las piezas utilizadas en el arreglo.

Así mismo, están obligados a tener a disposición del público justificación documental que acredite el origen y precio de los repuestos utilizados en las reparaciones. Los talleres oficiales de marca deben disponer, además, de los catálogos y tarifas actualizadas de las piezas que utilicen en sus reparaciones y las tablas de tiempos de trabajo facilitadas por el fabricante del vehículo, para el consumidor que lo solicite.

Los fabricantes, importadores y representantes oficiales de las marcas, están obligados a facilitar a los usuarios o talleres, oficiales o no, que lo soliciten, los repuestos de la marca o marcas representadas, siempre que tengan existencias. Tienen que entregarse en el plazo máximo un mes desde la fecha de solicitud, si se trata de marcas de importación, y de quince días, para las piezas correspondientes a vehículos nacionales

            Factura: En la factura deben aparecer todos los trabajos realizados, las piezas o elementos utilizados y las horas de trabajo empleadas, así como los importes de cada uno de estos conceptos. Sólo pueden cobrarse gastos de estancia del vehículo en el taller cuando el usuario no se pronuncie sobre si acepta o rechaza el presupuesto o no retire  el vehículo, una vez reparado, en el plazo de tres días hábiles y siempre y cuando el vehículo se encuentre locales bajo la custodia del taller.

Garantía: Otro aspecto muy importante a tener en cuenta es la garantía que será en cualquier caso de  tres meses o 2.000 kilómetros recorridos.  En el caso de vehículos industriales, la garantía caduca a los 15 días o 2.000 kilómetros recorridos. Todo ello salvo que las piezas incluidas en la reparación tengan un plazo de garantía superior, en cuyo caso, y para éstas, regirá el de mayor duración.

El período de garantía entra en vigor a partir de la entrega del vehículo, y será válido durante el plazo mencionado, siempre que el vehículo no sea manipulado o reparado por terceros. Esta garantía se entiende en su totalidad, es decir incluye materiales, mano de obra, y afecta a todos los gastos derivados que se puedan ocasionar: transporte del vehículo, desplazamiento de operarios etc?

Hay que tener en cuenta también, que el taller no se responsabilizará de una avería que provocada un fallo derivado de la no aceptación por parte del usuario de la reparación de anomalías o de averías ocultas previamente comunicadas, siempre y cuando esa falta de aceptación se haya hecho constar en la factura, así como la necesidad de su reparación.

Algunos Consejos:

 

- Mantener el coche en óptimas condiciones y hacer cualquier reparación que sea necesaria.

- Comprobar que el taller cumple con todas las condiciones establecidas por la ley.

- Comprobar que las tarifas sean claras.

- Exigir un resguardo en el que figuren el número de kilómetros que tiene el vehículo y las tareas encomendadas al taller.

- Solicitar siempre la factura, ya que es imprescindible para hacer uso de la garantía.

 



Enlaces asociados:

 

volver

 
Irungo Udala - Ayuntamiento de Irun - Tel. 010 - Tel. 943 50 51 52