Saltar al contenido

Seguros. Contrato de seguros

SEGURO

Cómo establecer un contrato de seguro

 


El contrato de seguro constituye la base del acuerdo fijado entre asegurado y asegurador, que comprende el objeto de la garantía, el precio y las condiciones.

 


En primer lugar, antes de realizar el contrato, es importante leerlo con cuidado y atención; es necesario leer la letra pequeña y en especial la póliza del seguro, que constituye la prueba jurídica de la existencia del contrato, el vínculo entre el asegurado y la sociedad aseguradora, que conlleva una serie de obligaciones. Muchos litigios podrían evitarse si se leyeran minuciosamente las cláusulas.

 


Antes de llegar a un acuerdo definitivo, materializado en una póliza de seguro, es preciso pasar una serie de etapas.

 

ETAPAS

 


   - La solicitud del seguro

   - La proposición del seguro

   - La póliza del seguro

 

La solicitud del seguro

 

Es la primera etapa. El consumidor o usuario se dirige a un asegurador para garantizar unos determinados bienes contra unos riesgos concretos.

 

La solicitud de seguro consiste, generalmente, en un cuestionario establecido por la compañía aseguradora, que debe rellenar el futuro asegurado.

 

Este cuestionario sirve de base para la elaboración del contrato. La parte fundamental del cuestionario es la que concierne a los antecedentes, así pues, deben declararse los accidentes pasados, los robos sufridos, etc... No pueden omitirse estos datos ni efectuar falsas declaraciones al respecto.; deben declararse todas las circunstancias que rodean a los bienes asegurados, con el fin de que el asegurador pueda apreciar los riesgos que va a garantizar. Una omisión voluntaria de siniestros anteriores, en los que se ha sido responsable, puede ser la causa de nulidad del contrato y de indemnización del propio asegurado a sus víctimas.

 

Después del estudio de la solicitud cumplimentada por el futuro asegurado, la sociedad aseguradora procede a presentar una proposición de seguro.

 

La propuesta de seguro

 

Es el documento emitido por el asegurador en respuesta a la solicitud y en el que debe constar el ofrecimiento de cobertura y la propuesta económica correspondiente, siendo vinculante para la compañía durante 15 días. Se puede pactar que los efectos del seguro se retrotraigan al momento en que se presentó la solicitud o se formuló la proposición.

 

En el caso del seguro de automóviles, la solicitud diligenciada por la entidad aseguradora o su agente autorizado o la proposición aceptada por el tomador producen los efectos de cobertura del riesgo asegurado (esto es, suponen un seguro provisional) hasta los límites del seguro de responsabilidad civil durante el plazo de 15 días.

 


La póliza del seguro

 

La póliza es el conjunto de documentos que recogen los acuerdos entre las partes contratantes (asegurador y tomador) y que constituyen la prueba de la existencia del contrato de seguro.

 

Si el contenido de la póliza fuera diferente a la proposición del seguro o cláusulas acordadas, el tomador del seguro podrá reclamar a la Entidad aseguradora en el plazo de un mes, a contar desde la entrega de la póliza, para que subsane la divergencia existente. Transcurrido este plazo sin efectuar la reclamación, se estará a lo dispuesto en la póliza.

 

Cada vez que el asegurado abone la prima establecida al asegurador, éste debe entregarle el correspondiente recibo de prima, en el cual se deben indicar, al menos, los datos del tomador, el número de póliza, el período de cobertura y, tratándose de seguros obligatorios, las coberturas aseguradas. En el seguro de automóviles el recibo es el documento que prueba la existencia del seguro.

 

En la póliza de todo seguro hay dos partes :

 


Las condiciones generales :

 

Éstas se aplican a todos los asegurados. Aquí se contemplan, por una parte, el objeto del seguro y la definición de los riesgos que garantiza, recogiendo, por otra parte las exclusiones, esto es, lo que el seguro no cubre.

 

Las condiciones generales no podrán tener carácter lesivo en ningún caso, y habrán de ser redactadas de forma clara y precisa, destacándose de modo especial las cláusulas limitativas de los derechos de los asegurados. Suele ser un libro que se entrega a parte.

 

Las condiciones particulares :

 

Contemplan todo lo que individualiza el contrato de seguro, desde el nombre y dirección del asegurado hasta el montante de la prima, pasando por la naturaleza exacta de las garantías y su duración. Esta s condiciones habrán de redactarse, asimismo, de forma clara y precisa, sin que haya lugar a dudas o cláusulas oscuras al respecto. Suele ser el documento que se firma.

 

Así pues, la póliza es el documento esencial que materializa el acuerdo entre el asegurado y la Compañía aseguradora. Normalmente existen tres ejemplares, uno para el asegurado, otro para la Compañía aseguradora y otro para el intermediario. Todos ellos deben ir firmados por el asegurado.

 

Antes de firmarlo, repetimos, es preciso leer la póliza línea por línea.

 


Por otra parte, los modelos de póliza de seguro deben ser revisados por la Dirección General de Seguros, que verifica su conformidad con la Ley.

 


En una póliza de seguros deben figurar, como mínimo, las indicaciones siguientes:

 

1. Nombres y apellidos o denominación social y domicilio de las partes contratantes, así como la designación del asegurado o beneficiario, en su caso.

2. El concepto en el cual se asegura (por ejemplo, en concepto de propietario, de arrendatario, etc.).

3. Naturaleza del riesgo cubierto.

4. Designación de los objetos asegurados y de su situación.

5. Suma asegurada o alcance de la cobertura.

6. Importe de la prima, recargos e impuestos.

7. Vencimiento de las primas, lugar y forma de pago.

8. Duración del contrato, con expresión del día y la hora en que comienzan y terminan sus efectos.


9. Nombre del agente o agentes, en su caso, que intervengan en el contratado.

 


¿Qué duración puede tener el contrato de seguro?

 

La duración del contrato no puede ser superior a 10 años, aunque se puede pactar, en su caso, su prórroga por períodos no superiores a un año cada vez.

 

Los contratos de seguros, a excepción de los temporales de muerte e invalidez y los planes de jubilación, se renuevan anualmente.

 

Tenga en cuenta que:

 

a) Si no paga la prima, tiene un mes de gracia para renovar el contrato, mes durante el cual sigue teniendo cobertura.

 

b) Transcurrido el mes de gracia sin haber pagado, la compañía tiene un plazo de otros 5 meses para anular el seguro o exigir el pago de la prima, pasados los cuales el seguro queda anulado según la ley. Si durante esos 5 meses el asegurado paga, el contrato vuelve a entrar en vigor a las 24 horas.

 

c) Si como consecuencia de haber sufrido un siniestro la compañía no quiere renovarle la póliza, tendrá que buscar otra compañía. No obstante, si la anulación se produce antes de la renovación anual, entonces tiene derecho a que le devuelvan la parte de la prima no consumida.

 

¿Y si nos aumentan la prima?

 

Si al vencimiento anual la aseguradora pretende incrementar la prima y en el contrato usted no firmó ninguna cláusula sobre la revisión al alza del precio, sepa que:

 

a) El precio es un elemento esencial del contrato inicial; para modificarlo se necesita que el asegurado lo acepte expresamente y por escrito.

 

b) a falta de dicha aceptación, la compañía puede oponerse a que renueve la póliza, pero tendrá que comunicárselo al asegurado con dos meses de antelación.

 


c) si no ha habido ninguna comunicación , la póliza se prorrogará automáticamente por el importe de la prima inicial

 

 

Rescindir el contrato

 

El contrato de seguro puede rescindirse por el asegurado o por la compañía aseguradora.

 


Ambas partes pueden oponerse a la prórroga de contrato mediante una notificación escrita a la otra parte, efectuada con un plazo de un mes de anticipación a la fecha del vencimiento del seguro en curso en el caso del tomador y de dos en el del asegurador. La fecha esencial que debe retenerse es la del vencimiento, y no la de la firma.

 


El asegurador también podrá rescindir el contrato en caso de siniestro o falta de pago de la prima. Ahora bien, esta posibilidad debe figurar de forma clara en la póliza, y la compañía aseguradora tendrá que avisar su decisión por carta certificada



Enlaces asociados:

 

volver

 
Irungo Udala - Ayuntamiento de Irun - Tel. 010 - Tel. 943 50 51 52