Saltar al contenido

Alimentación. Seguridad alimentaria

SEGURIDAD ALIMENTARIA

SEGURIDAD ALIMENTARIA:

Para garantizar nuestro derecho a la salud y a la seguridad en el consumo de alimentos, hay que tener en cuenta las siguientes recomendaciones generales:

En la compra de alimentos:

No hay que comprar nunca en establecimientos que no cumplan los requisitos de higiene en el local o por parte de sus empleados ni en aquellos que no mantengan bien conservados los alimentos. Por ejemplo, debemos fijarnos en que los refrigerados y congelados estén alejados de focos de calor, que los alimentos estén elevados del suelo, etc.

Es fundamental que nos fijemos siempre en la fecha de caducidad o en la de consumo preferente de los artículos que estén obligados a llevarlas, en especial en los productos alimenticios en oferta.

En la manipulación de alimentos:

Hay que utilizar superficies y utensilios limpios. Cuando no estemos seguros de que lo están, es mejor volver a limpiarlos. Debemos retirar todo utensilio oxidado o desconchado.

Es necesario limpiar siempre las superficies y utensilios de trabajo cuando, tras haber estado en contacto con un alimento crudo, se van a manipular otros alimentos.

Hay que lavarse las manos antes de manipular alimentos, sobre todo si hemos ido al cuarto de baño o si hemos tocado a un animal doméstico. Los animales domésticos no deben entrar en la cocina.

En el cocinado de los alimentos:

Hay que aplicar la temperatura y el tiempo adeuado a cada alimento que cocinemos para que mueran los gérmenes nocivos.

No debemos dejar pasar mucho tiempo desde que el alimento es cocinado hasta su consumo, para evitar que los microorganismos se multipliquen rápidamente. Lo mejor es cocinar los alimentos justo antes de consumirlos.

No es aconsejable calentar varias veces las sobras de las comidas. Debemos calentar cada vez sólo aquello que vayamos a consumir.

En la conservación de los alimentos:

Los alimentos elaborados deben conservarse tapados.

Hay que extremar las medidas higiénicas y de conservación en épocas estivales, especialmente si hace calor, porque es cuando más intoxicaciones alimentarias se producen.

Ante cualquier tipo de duda es mejor no consumir un alimento. Está en juego nuestra salud.

Ante una posible intoxicación alimentaria:

Cuando tengamos la sospecha de que nuestra salud se ha visto afectada por la ingestión de un determinado alimento en mal estado, debemos acudir inmediatamente al médico.

Si tenemos sospecha de que algún alimento en concreto es fuente de una intoxicación alimentaria, conviene no destruirlo, ya que su análisis puede ser de utilidad.

Para reclamar

Debemos reclamar directamente, lo antes posible, en el establecimiento dondo lo hayamos adquirido, exigiendo, en su caso, la devolución del dinero o el cambio por otro producto en buen estado.

El Departamento de Sanidad del Gobierno Vasco es competente en materia de seguridad alimentaria, ejerciendo el control sanitario de industrias, establecimientos o instalaciones que producen, elaboran, distribuyen o suministran alimentos. En lo que a Irun se refiere, la Inspección del Departamento de Sanidad funciona a nivel comarcal y se halla en: 

Ambulatorio de Dumboa

Avda. Navarra, 35 - 3º

Tel. 943 635362

 

En último término, podemos acudir, por supuesto, a la vía judicial.



Enlaces asociados:

 

volver

 
Irungo Udala - Ayuntamiento de Irun - Tel. 010 - Tel. 943 50 51 52